ECONOMÍAPOLÍTICA

Inestabilidad política y deuda externa

Inestabilidad política y deuda externa

Desde que Lenin Moreno, asumió la primera magistratura del país, el 24 de mayo de 2017, dos vicepresidentes han salido de sus cargos y actualmente ese puesto se encuentra vacante tras la renuncia de María Alejandra Vicuña. Es como si sobre el segundo cargo más importante pesara una especie de ‘maldición’ política, pues a la salida de Jorge Glas, en enero pasado, condenado a prisión por un tema relacionado con el caso Odebrecht, se le suma la renuncia de la vicepresidenta María Alejandra Vicuña, investigada por presuntos cobros irregulares a excolaboradores. Esta situación de inestabilidad política ha resultado en una crisis en el seno del gobierno del presidente Lenín Moreno, desde que asumió en mayo de 2017, y que ha perdido a sus dos vicepresidentes, ambos por escándalos de corrupción.

A todo esto, se le suman las cifras negativas de crecimiento y una abultada deuda pública que tiene Ecuador, problemas que ha tenido que sortear el actual mandatario, sin mucho éxito. La Deuda pública del país asciende a 48.700 millones de dólares, un 44,5 % del Producto Interno Bruto (PIB). De ese monto, 34.800 millones son deuda externa y la mayor parte son bonos Globales. Un monto también importante está en la deuda de multilaterales como el Banco Interamericano de Desarrollo, Banco Mundial y la Corporación Andina de Fomento por 9.146 millones.  La deuda con Gobiernos y bancos llega a 9.558 millones, el más importante es China con 6.555 millones. La deuda externa sigue con un perfil complejo, pues se caracteriza por tener tasas altas y cortos plazos. A septiembre, un 64,3% de la deuda conseguida este año tiene tasas sobre 6,1% y hasta 9%. En plazos, el grueso de la deuda actual, 66,62% d, está planteado para pagarse entre 5 y 10 años.

El Gobierno reconoce que varios tramos de esa deuda son onerosos para el país; por ello, una de las estrategias planteadas por el presidente en su Plan de Prosperidad es la mejora en las condiciones de financiamiento, frente a esto, una delegación, encabezada por el presidente Moreno visita China, con el fin de lograr que ese nivel de endeudamiento y el perfil de deuda que existe con este país, tenga otras características a futuro. Hay dos alternativas que puede poner en práctica la delegación durante el viaje. La primera es negociar con los acreedores chinos tasas de interés más bajas y plazos más largos y la segunda es buscar una novación de los créditos que consiste en acceder a nuevos créditos con entidades bancarias chinas, pero con mejores condiciones. Con ese dinero, el Gobierno puede pagar las deudas más caras.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES

Close Bitnami banner
Bitnami