ACTUALIDADINTERNACIONALESNOTICIAS

Tasa de suicidio de menores de edad incrementa en El Salvador por acoso a las mujeres.

Las niñas que se quitan la vida son cada vez más pequeñas. Nadie habla de ello, por lo que prefieren arrebatarselas ellas mismas antes que ser atacadas brutalmente por alguien más.

Un tercio de las mujeres que se suicidan en El Salvador son niñas, adolescentes menores de 19 años. Más de la mitad tiene entre 10 y 24 años. Estos son los datos oficiales disponibles, pero se sabe que el subregistro es alto: hay municipios que ni siquiera contabilizan los feminicidios y mucho menos los suicidios.

Y las niñas se matan porque la violencia las lleva al límite de lo tolerable: se envenenan y se cortan los brazos para evadir el dolor de tanta impunidad y silencio cotidiano. Sin embargo, estas muertes son invisibles en el país centroamericano, uno de los que registra más homicidios del mundo.

El desgaste emocional más obvio para las niñas salvadoreñas es el que les causan los pandilleros, que las violan, las golpean y amenazan con matar a toda su familia si no se someten. Pero además, viven la violencia en casa, de parte de familiares o amigos que las abusan mientras sus padres callan por el chantaje del dinero o por temor a represalias. Y luego está la violencia del Estado, que ha condenado a décadas de prisión a decenas de jóvenes violadas, con embarazos producto de este acto. Las acusan de abortar.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES

Close Bitnami banner
Bitnami